¡Llámanos! 644 44 80 12

LEGANÉS - ALCORCÓN

TDAH - DISLEXIA - TEL - DISCALCULIA - DISORTOGRAFÍA - TEA

PSICOLOGÍA - LOGOPEDIA - LECTOESCRITURA

AYUDA A MADRES Y PADRES - TERAPIA FAMILIAR/ DE PAREJA

CONTAMOS CON PROFESIONALES CON MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA

gallery/60 (1)

IBLOG

CONOCER A UN NIÑO TDAH

 

El niño TDAH necesita estar en continuo movimiento por lo que tiene especial interés en  realizar actividades estimulantes, si no se aburre. Están en continua alerta por lo que tienen una necesidad constante de todo lo que sea novedoso; focalizando su atención en el ruido más alto y en lo más excitante. Su cerebro piensa:” Esto es interesante lo quiero ahora”, sin pensar en las consecuencias. No tienen un concepto de pasado ni futuro ya que su corteza prefrontal no actúa con normalidad por este motivo tiene una gran dificultad no solo en el área atencional si no en las funciones ejecutivas: planificación y organización, toma de decisiones, perseverancia, gestión del tiempo y gestión emocional. El niño TDAH tiene un desfase de madurez del 30 al 35% con respecto a un niño normal siendo el volumen del cerebro de un 3 a un 5% menor que un niño normal. Su bajo nivel de dopamina y noradrenalina hacen que el funcionamiento ejecutivo sea deficiente, por este motivo en la mayoría de los casos se necesita tratamiento farmacológico. ¿Podemos diferenciar cuando hay trastorno o no lo hay? Considero un trastorno cuando no estoy adaptado al medio. Si conseguimos darle al niño los recursos y muletas para adaptarse con normalidad ya no hay trastorno. Sabemos cuáles son sus limitaciones y por ese motivo el niño debe aprender actitudes y desarrollar aptitudes siendo nosotros su guía externa.

 

No hay que caer en los mitos de que son vagos, mal intencionados, simplemente no es que no quieran es que no pueden y estas situaciones pueden derivar en problemas de autoestima: por eso es muy importante el diagnostico precoz ya que según las estadísticas el 85% de los adolescentes TDAH que  no han tenido una intervención temprana presentan comorbilidad como: Trastorno negativista-desafiante, dificultades en el aprendizaje , en la lectoescritura y en  el área matemática ya que la memoria operativa que es una de las funciones de la corteza prefrontal  está dañada. También pueden aparecer trastornos de ansiedad, depresiones y abusos de sustancias. Por este motivo es fundamental la implicación de los padres y un tratamiento multimodal donde se puedan coordinar todos los profesionales que atienden al niño.

 

En función de lo anteriormente mencionado se recomienda:

Para la realización de las tareas escolares: uso de la agenda, apoyo visual, fomentar la curiosidad, aumentar la motivación y la creatividad. Son muy importantes las adaptaciones metodológicas y curriculares en función de las necesidades del niño. En el ámbito familiar las expectativas deben  ser  reales: que se puede esperar y que no. Los padres deben de manejar sus propias emociones. Mantener el contacto ocular, mirándole a los ojos a su altura. Legitimar sus emociones (comprender sus emociones, saber identificarlas). Es importante criticar la conducta no a la persona.

 

En el área conductual el profesional elaborará un protocolo de trabajo adaptado al niño donde se trabajen fundamentalmente: Atención, concentración, memoria de trabajo, planificación y flexibilidad cognitiva así como entrenamiento en autoinstrucciones que favorecen el lenguaje interno y la planificación. Es recomendable aplicar economía de fichas para la modificación de conductas concretas.

 

Mª Jesús Munuera (Psicóloga especialista en TDAH y problemas de conducta)

©  28 JUNIO 2020

PAUTAS PARA  PADRES CON NIÑOS TDAH

 

  • Acuerdo entre los padres a la hora de educar. Mismos estilos educativos.
  • Rutinas y hábitos durante el día.
  • Ser modelos para nuestros hijos. Ellos imitan nuestros comportamientos.
  • Normas  claras y directas y límites establecidos de antemano.
  • Toda acción positiva o negativa debe llevar una consecuencia proporcional.
  • Aplicar técnica de relajación para los niños más inquietos.
  • Aquí os presento unos ejercicios:
  1. Relajar manos y pies: debemos indicar al niño cerrar la mano con fuerza, apretándola mucho y contando hasta cinco. Después de este tiempo irá, poco a poco, soltándola y relajándola. Debemos repetir el ejercicio tres veces con cada mano. Después de las manos, haremos lo propio con los pies, intentando cerrar al máximo los dedos con fuerza para después ir relajándolos.
  2. Relajar el cuello: partiremos de la posición sentada o de pie, como más cómodo esté el niño. Teniendo cuidado de que no se haga daño, el niño deberá mover la cabeza a ambos lados, derecha e izquierda como si fuese un péndulo. Después puede hacerlo igual pero adelante y atrás y finalmente, realizar círculos con la cabeza en ambos sentidos.
  3. Rellenar un círculo: para esta técnica, que puede ser muy positiva para antes de hacer la tarea, por ejemplo, dibujaremos un círculo pequeño en una hoja y el niño deberá, con puntitos y mucho cuidado, ir rellenándola alternando un punto dibujado fuerte y otro flojo.
  4. Momento de tranquilidad: tumbado boca arriba, se invita al niño a estar quieto, sin moverse y con los ojos cerrados el mayor tiempo posible. El objetivo a alcanzar sería estar en esta postura tantos minutos como edad tenga el niño.
  5. Ejercicios de respiración: partiremos de la posición sentada o de pie, como más cómodo esté el niño. Tendremos que guiarlo para que despacio, llene los pulmones de aire mientras cuenta hasta cinco, después deberá mantener ese aire otros cinco segundos y en los siguientes deberá soltarlo despacio contando también hasta cinco. Este ejercicio debe repetirse tres veces y, conforme el niño crezca y se habitúe al ejercicio, podrá aumentar el tiempo hasta 10 segundos.
  6. Observa e imagina: apoyándonos en un objeto simple que tengáis a mano, se pide al niño que lo observe para posteriormente, con los ojos cerrados, imaginarlo durante 10 segundos.

ORGANIZACIÓN:

  • Enseñarles a hacer listas y tareas.
  • Enseñarle a Priorizar.
  • Supervisar su propio trabajo.
  • Fragmentar trabajos largos.
  • Ayudarles a ser consciente del sentido del tiempo.
  • GESTION DE RECOMPENSAS:
  • No perder los nervios, hablando de una manera calmada y firmes en lo que queremos trasmitir.
  • Uso de técnicas de economía de fichas con objetivos claros y concretos. No más de tres objetivos a la vez.
  • Cumplir con las sanciones y recompensas.
  • Uso del reforzador positivo a través del reconocimiento verbal.
  • Tanto las sanciones como las recompensas deben ser inmediatas.

Mª Jesús Munuera (Psicóloga especialista en TDAH y problemas de conducta)

©  26 JUNIO 2020

ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES PARA NIÑOS/ADOLESCENTES CON TDAH  (I: EL DEPORTE)

 

Los afectados tienen problemas para concentrarse, controlar sus impulsos motores o planificarse, entre otros aspectos. Dentro del tratamiento multidisciplinar, el deporte puede servir de ayuda. En general les ayudar a mejorar su postura y su coordinación motora. Desarrollarán habilidades y destrezas básicas en ellos mermadas (saltos, giros, velocidad de respuesta...). A través de él, pueden adquirir habilidades necesarias como el autocontrol, la canalización de la energía y el manejo de sus emociones. Así, aprenderán a combatir su estrés con deporte.

Dentro de los beneficios del ejercicio físico en los TDAH encontramos:

  • Reducción del ESTRÉS
  • Mitiga la IMPULSIVIDAD, aprendiendo a calcular los efectos de sus acciones
  • Mejora notablemente la FRUSTRACIÓN (victorias-derrotas)
  • Incrementa la ATENCIÓN, aplicando los sentidos a los estímulos que reciben
  • Aumenta AUTOCONTROL, aprendiendo a dominar su conducta y emociones
  • Mejora las HABILIDADES SOCIALES, regulando las acciones y conducta que les permitan desenvolverse eficazmente. Por ello, también mejora la RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS (discusiones, disputas...)
  • Incrementa a AUTOESTIMA (percepción de sí mismo)

ARTES MARCIALES

Ayudan a mejorar el autocontrol y la disciplina. Los afectados por problemas de concentración mejoran al practicarlas su atención y su memoria. Diversos estudios reflejan que el deporte contribuye a canalizar su exceso de energía, mejorando la capacidad atencional y estimulando el autocontrol. Los beneficios de este deporte hacen aumentar la autoestima.

1. Taekwondo

Su práctica implica un entrenamiento muy completo, tanto físico como mental. No es solo un deporte de fuerza, sino que estimula a desarrollar una actitud mental positiva. Su práctica estimula la producción de dopamina, serotonina y norepinefrina a nivel cerebral, por lo que mejora la capacidad atencional. Al basarse en el autocontrol, les permite aprender a lidiar mejor con la impulsividad. Su práctica habitual estimula el pensamiento reflexivo, reduce la impulsividad y la agresividad.

2. Kárate

Igualmente que la anterior, es también una práctica deportiva muy completa al demandar una gran disciplina, un entrenamiento riguroso, coordinación y una gran habilidad mental. Potencia el autocontrol y el autoconocimiento. Esto ayuda a que regule mejor sus emociones y mantenga su impulsividad bajo control. Permite descargar el exceso de energía, acortando la velocidad de reacción y el tiempo de ejecución de tareas, física y mentalmente.

 

DEPORTES INDIVIDUALES vs EN EQUIPO

Según algunos estudios, más del 50% de los diagnosticados con TDAH pueden tener problemas motores, mostrando menos habilidades motoras que el resto de su edad. Muestran diferencias significativas en el equilibrio y la motricidad fina y global.  No todos por supuesto están afectados en la misma manera. Los que presentan el subtipo combinado presentan el tipo inatento y el combinado poseen menor habilidad para la motricidad fina. Siendo esta mayor en los del subtipo hiperactivo-impulsivo. En los deportes colectivos, los TDAH afectados con dificultad en la coordinación motora suelen ocupar puestos de guardametas o defensas. En cambio, cuando pertenecen más al subtipo hiperactivo-impulsivo solemos encontrarlos como delanteros.

Los deportes de equipo suponen un gran desafío para los afectados por TDAH por su dificultad para aceptar órdenes y guardar turnos. Algo que va mejorando con la edad. Por ello, para los más pequeños se puede empezar por deportes individuales: natación, artes marciales… A través del deporte conseguiremos que aprendan a gestionar su exceso de energía poco a poco, a la vez que les introducimos en el conocimiento y respeto a las normas.

Los adolescentes y adultos jóvenes con TDAH también se verán beneficiados con la práctica de deporte, mejorar su capacidad de concentración, memorización de reglas y automatización de su comportamiento, adquiriendo rutinas.

 

Marta Arteaga (Graduada en Educación Primaria e Inglés y Diplomada en Educación Física)

©  27 JUNIO 2020

gallery/0f7496dfdfefc38b7750aba2d504af15
gallery/0f7496dfdfefc38b7750aba2d504af15